HECHO EN COGHLAN

Tres décadas atrás, si a un vecino de Coghlan se le preguntaba dónde moraba, su contestación podría haber sido: en Belgrano, en Saavedra, en Núñez, en Urquiza (los cuatro gigantes que lo encierran). Porque Coghlan no existía como barrio. Hoy, no solo ocupa un espacio bien delimitado, sino que alberga un espacio de sabores muy especial. 

 

En el atelier de la calle Monroe se puede encontrar el sabor más puro del cacao. De la mano de Rodrigo Bauni, Chocolatier, Purocacao busca elevar la experiencia del chocolate, llevándolo a un recorrido sensorial donde convergen sabores, aromas, bienestar y prácticas sustentables.

 

Con una selección exclusiva de cacaos de las mejores fincas, aquellos menos intervenidos por el hombre. Cacaos orgánicos de Perú, Bolivia, Ecuador, Venezuela, Colombia y Brasil.  Purocacao busca armonizar sus chocolates y bombones, con las mejores y más originales combinaciones. En esta búsqueda constante de sabor, eligen trabajar con productores y personas que como ellos, tengan un interés no solo por generar experiencias sino también que compartan el interés por revalorizar el trabajo artesanal y cuidar el medioambiente.